COVID-19: Mantente informado

Prepárate para tus exámenes

Armando Gutiérrez   |    12/04/2021

En ocasiones, estudiar para los exámenes puede ser difícil y no sabemos por dónde empezar. A continuación, te diremos algunas estrategias para mejorar la memoria, niveles de concentración y tu estado de ánimo. 

Existen distintas maneras para estudiar de manera efectiva con técnicas que funcionan y ayudan a mantenerte positivo. 

Desayuno y alimentos que ayudan al cerebro 

Según investigaciones, los estudiantes que desayunan antes de iniciar su jornada de exámenes obtienen mejores resultados, ya que les resulta más fácil concentrarse y recordar cualquier información. Un cuerpo bien alimentado recibe energía para funcionar correctamente, brindando al cerebro la capacidad para concentrarse. 

Empieza el día con carbohidratos que ayuden a liberar energía lentamente a lo largo de la mañana. Desayuna pan integral o cereales bajos en azúcar como la avena. También puedes elegir otros estimulantes para tu cerebro como el huevo, sardinas, granos enteros, brócoli, col, acelgas, aguacates y tomates. 

Los antioxidantes y antocianinas como los arándanos, fresas, nueces y aceitunas ayudan a mejorar la memoria a corto plazo y mejoran el estado de ánimo. 

Estudia con anticipación 

Estudia mucho antes de la fecha del examen y así te sentirás más tranquilo y menos abrumado. De preferencia hazlo por la mañana, ya que tu cerebro está descansado y fresco. 

Trata de establecer una rutina para el estudio, en la que comiences y termines aproximadamente a la misma hora cada día. 

Crea un plan 

Con un plan de estudio podrás ahorrar tiempo y ayudará a hacer un seguimiento de tu progreso. Crea un calendario detallado con temas relevantes, documentos e incluso notas que tengas que revisar para estudiar y cúmplelo. 

Pero recuerda hacer un espacio para socializar, descansar o hacer ejercicio. No te estreses. 

Divide tus sesiones de estudio 

Obtén mejores resultados al dividir en partes alguna de las materias que tengas que estudiar. Es mejor tener sesiones de estudio de una hora durante 2 o 3 días, trata de no abrumarte. 

Es fundamental el tiempo para memorizar la información, aunque se demostró que la técnica de espacio (dividir las sesiones de estudio) es la más efectiva porque el tiempo que transcurre entre las sesiones de estudio hace que el contenido se olvide y luego se vuelva a aprender en la siguiente sesión. Esta estrategia se calificó como una de las más sólidas en la historia de la investigación experimental sobre memoria y aprendizaje. 

Otras técnicas que te pueden ayudar son las tarjetas de memoria, mapas mentales, grupos de estudio o grabarse así mismo hablando sobre algún tema y después reproducirlo. 

Autoevalúate 

Autoevaluarse puede ser una forma efectiva de mejorar la capacidad para recordar información, según los psicólogos y neurocientíficos. Esta técnica ayuda a entender un concepto y no solo a memorizarlo, con la oportunidad de revisar si algo falla en el conocimiento. 

Realiza resúmenes o pruebas al final de cada día de la sesión de estudio. 

Toma el rol del maestro 

Una vez que te hayas autoevaluado y revisado el contenido, ve y enséñalo a otra persona. Tomar el rol de maestro es una técnica conocida como el Efecto Protégé, que ayuda a a estimular la memoria. 

Para enseñar lo que has aprendido, organiza tus conocimientos de manera clara y estructurada. 

Trata de no distraerte con tu teléfono mientras estudias 

A la hora de estudiar tu teléfono puede ser tu enemigo. Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea te distraerán mientras estudias, con una alta probabilidad de bajar tus calificaciones a la hora del examen. 

Te recomendamos guardar tu teléfono a la hora de estudiar, ya que un estudio revela que con solo ver el teléfono cerca será suficiente para romper tu capacidad de concentración. 

Estudia en silencio 

Las personas que estudian en un ambiente más tranquilo y sin ruido pueden recordar mejor lo que estudiaron, que aquellos que estudian mientras escuchan música. 

Según un estudio, los introvertidos son más propensos a distraerse con la música de fondo. 

Toma aire fresco 

Haz pausas por lo menos de 15 minutos para salir a caminar, escuchar a los pájaros y tomar aire fresco. 

Estudiar de forma efectiva no significa que sea un repaso constante, toma descanso entre sesiones, esto ayudará al cerebro a asimilar lo que acaba de aprender. Además, tu cuerpo y mente te lo agradecerán. 

El ejercicio hace que la sangre fluya, lleva más oxígeno al cerebro y lo ayuda a funcionar mejor, justo lo que necesitas en periodo de exámenes. También te ayuda a reducir la ansiedad y promueve la autoestima. Y regresarás a tu escritorio renovado y capaz de concentrarte más. 

Duerme bien

Ir a dormir a una hora razonable significa que te levantarás temprano, bien descansado y con buena actitud para comenzar tu día. Trata de no desvelarte. 

En ocasiones, estudiar por la noche es inevitable, pero trata de mantener estos casos al mínimo. Se constante con las horas de ir a la cama a dormir y disminuye el tiempo en pantalla durante la noche. 

Mantente positivo. 

Intenta mantenerte calmado y positivo durante el proceso de estudio y durante tus exámenes, y si tuviste un mal día, no dejes que eso afecte la forma en que vas a estudiar el siguiente día. 

La clave es averiguar cómo estudiar de la manera más efectiva y mantenerte así lo mejor que puedas. 

¡Éxito en sus exámenes leones!